El taller consiste en la generación de un espacio grupal, coordinado por un equipo y conformado por técnicos de ambas instituciones. Las personas convocadas se encuentran bajo la órbita de supervisión del Instituto de Asistencia a Presos y Liberados y cuenta con participación voluntaria.

Se trabaja desde un enfoque de la salud comunitaria, abordando las problemáticas de adicciones y consumos problemáticos, es un espacio que pretende concientizar y desnaturalizar la práctica de los consumos excesivos, teniendo como eje central la promoción y prevención de la salud.

En el espacio, se promueve la participación activa de quienes asisten, dando lugar al debate y reflexión a través de las distintas miradas y representaciones que cada uno tiene respecto a la temática.

Es una construcción colectiva, donde cada uno hace su aporte, esto permite apropiarse del espacio, valorarlo y sostenerlo.